El trabajo me está consumiendo

Haz la prueba, ve a Google y escribe “el trabajo me…” automáticamente y con la opción de autocompletar el buscador te muestra los resultados más buscados:
“El trabajo me produce ansiedad” “…me supera” “…me agobia” “…me está quitando la vida”

Esta imagen me impactó bastante, siempre que hablo de temas laborales con amigos, familiares o incluso en consulta me pregunto internamente ¿trabajamos para vivir? ¿o estamos viviendo para trabajar?.

No quiero acercarme tampoco a estos discursos positivistas en los que dicen que si tu trabajo te gusta no existen los lunes, que si haces lo que sueñas no se ve como un trabajo. Estas situaciones pasan en contadas ocasiones ( y me parece fabuloso la gente que está en esta situación!), muchas de las veces solamente nos toca sobrevivir en un trabajo que tenemos porque las circunstancias así nos lo han permitido, y que necesitamos para pagar el alquiler y la comida, trabajamos no porque nos gusta, sino porque es práctico.

Cuando trabajamos de lo que nos gusta, la pasión nos lleva a incluso hacer horas de más sin sentirnos mal, cansadxs si, pero podemos llegar a sentir que es hasta gratificante. Como dice esta imagen de Lola de Vendeta, hacer lo que amamos sería una solución maravillosa para no estresarnos/agobiarnos más en el trabajo, cuando es posible claro.

12823262_760798330686421_5030351053548557049_o (1)

Cuando el trabajo que tenemos ni nos va ni nos viene, o incluso si no nos gusta en absoluto o va en contra de la trayectoria profesional que pensábamos tener, ocurre el verdadero malestar. Como dije, si es por aspectos prácticos de vida tenemos que trabajar ahí. He leído en blogs artículos que respondían ante el estrés laboral como “es hora de dejar tu trabajo!!”. Esto es una utopía maravillosa y solo al alcance de unas cuantas personas que puedan permitírselo. ¿Acaso el paro no nos va a estresar más?. Por lo tanto, y viendo que de momento esto es lo que tenemos ¿dejamos que este trabajo nos consuma?

En psicología laboral existe el término “Burnout” o “síndrome del quemado”.

Según Wikipedia: “El síndrome de burnout también es llamado síndrome de desgaste profesional, síndrome de desgaste ocupacional (SDO), síndrome del trabajador desgastado, síndrome del trabajador consumido, síndrome de quemarse por el trabajo, síndrome de la cabeza quemada. Es un padecimiento que a grandes rasgos consistiría en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido.”

Estos resultados en esta búsqueda de Google me hace pensar en estas consecuencias del Burnout, en cuántas energías estamos dejándonos en la lucha por un trabajo que nos sobrecarga. ¿Consejos? podría haber miles, no te sobrecargues, delega, no te lleves más trabajo del necesario a casa, no le dediques tantísimas horas de tu vida, búscale algún aspecto donde puedas desarrollar tus capacidades/habilidades, respira, desconecta, no te tomes las cosas personales (si tu jefx tiene mala hostia no es por qué has hecho tu mal, quizás es porque tiene otros problemas fuera), pero lo que más me viene a la mente en esta reflexión es: No vivas para trabajar, haz lo que tengas que hacer pero procúrate de espacios que disfrutes después de tu horario laboral, dedícate tiempo, llena tu vida con algo agradable/placentero después de un día estresante en el trabajo.

No dejemos que el trabajo nos consuma, la actitud desde la cual éste se puede ver ofrece muchas interpretaciones y soluciones. ¿Cuál es tu límite de energía destinado al trabajo? ¿das hasta el último aliento o eres capaz de decir “hasta aquí lo laboral por hoy”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll to Top