El lenguaje puede llevar a muchos errores y confusiones interpretativas, cada uno puede llevar mejor o peor una etiqueta diagnóstica, pero por lo general se vive como algo conflictivo. La gente se asusta ante un diagnóstico psicológico, sobretodo teniendo en cuenta la complejidad del funcionamiento psíquico que puede involucrar un sinfín de síntomas (que pueden caer dentro de tu normalidad) pero que están mal vistos, con información ambigua, confusa y aproximada… que nos provoca frustración.

No se tiene el conocimiento exacto de las causas de prácticamente ningún “trastorno” o alteración de la mente, simplemente existen guías donde se incluyen signos y síntomas que pueden (o no ) presentarse conjuntamente pero que su interrelación no es necesaria ni suficiente para poner expresamente una etiqueta, simplemente mera orientación.

Por tanto, deberíamos cuidar el lenguaje y en especial el diagnóstico “definitivo” con los más vulnerables, evitando así estigmas sociales y baja autoestima innecesarios.

¡Gracias Eva Molero por el video!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll to Top