La motivación para lograr el cambio

Todo cambio pasa por diferentes etapas de motivación.

Según James Prochaska y Carlo DiClemente (1982) la motivación es un estado de disponibilidad o deseo de cambiar, el cual puede fluctuar de un momento a otro o de una situación a otra. Estos investigadores intentaron comprender cómo y por qué cambian las personas describiendo una serie de etapas por las que cruza una persona en el proceso de cambio de un problema, aplicado tanto al cambio que uno realiza por sí mismo como al ayudado por un o una terapeuta.

Este enfoque es aplicable a cualquier deseo/motivación de cambio ante cualquier tipo de malestar (situación conflictiva con la pareja, toxicomanías, depresión, ansiedad… y un largo etcétera) y refiere que la motivación se entiende como el estado presente de una persona o la etapa de preparación para el cambio o para lograr un objetivo concreto. Este estado es interno e influido por varios factores externos, y generando así la rueda del cambio que surge del modelo de Prochaska-DiClemente. Esta rueda se compone por seis etapas, donde se refleja la realidad de que en cualquier proceso de cambio la persona gira alrededor del éste varias veces antes de alcanzar un cambio estable, y por tanto, es normal que se pase por las diferentes etapas de cambio/motivación antes de lograr el objetivo deseable. Esta rueda también considera la recaída (o la vuelta al inicio del problema) como un estado más del cambio y por tanto un acontecimiento normal con el que trabajar sin caer en procesos de desmotivación, desmoralizamiento o derrumbe de autoestima. Por tanto, las fases según Prochaska y DiClemente son:

Precontemplación: Es el punto de entrada en la rueda. Se trata de ese momento en el que la persona aún no ha considerado que tenga un problema o que necesite introducir un cambio en su vida, por tanto rara vez acuden a un tratamiento por sí mismas y reaccionan con más sorpresa en lugar de a la defensiva al indicarle que tienen alguna problemática. En el caso de que acudan por coacción (familiares, medidas judiciales…) es más probable que sean unos contempladores defensivos. Personas en este estado necesitan información y feedback, a fin de que pueda aumentar su consciencia del problema y la posibilidad de cambiar, dar un consejo basado tan sólo en lo que debería hacer sería contraproducente.

Contemplación: Se trata de un estado de ambivalencia en donde se ha tomado conciencia del problema y considera y rechaza el cambio a la vez. Al hablar del problema la persona discurre entre razones por las que debe preocuparse de su malestar y las razones que cree tener para no preocuparse, por tanto, tiene razones para cambiar y para continuar de la misma manera.

Determinación: Cuando la balanza en el estadio contemplativo se decanta a favor de cambiar es cuando surge la fase de determinación, siendo una ventana para una oportunidad y creación de posibles vías de acción para poder enfrentar esta situación de una forma diferente. Si tras el tiempo no se pasa al estadio de Acción, se volverá a la fase anterior quedándose en un estado contemplativo.

Acción: Es el estado que con más frecuencia se consideran como la etapa de inicio de la terapia. Aquí, la persona se implica en acciones que le llevarán a un cambio con el objetivo de producir un cambio en la situación/problema que se desea resolver.

Mantenimiento: La intención de cambiar no siempre garantiza que el cambio se mantenga a través del tiempo, por lo que el reto en esta etapa consiste en mantener el cambio conseguido en la etapa anterior, y prevenir de una posible recaída. Mantener un cambio puede requerir un grupo diferente de habilidades y estrategias de las que fueron necesarias para conseguir el cambio inicial. Como puede ser abandonar las drogas o reducir el consumo de alcohol en una etapa inicial del cambio, seguido por el reto de mantener la abstinencia o la moderación.

Recaída: Si durante la acción-mantenimiento vuelve a ocurrir las circunstancias del problema inicial o se sale del patrón acordado para regularnos, se dice que entra en una etapa de Recaída, en donde el curso de la conducta consiste en empezar a girar de nuevo alrededor de esta rueda y estas etapas para empezar de nuevo desde la precontemplación y/o contemplación o permanecer inmóvil en dicha etapa hasta que la motivación para lograr un cambio en la conducta o situación actual vuelva a aparecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll to Top