En esta nueva era de las tecnologías, disponemos de muchísima información y nuevos medios a nuestro alcance para darnos respuestas, hoy en día con la entrada de internet en nuestra vida cotidiana tenemos a un click videos de autoayuda o consejos por videoblogs de profesionales (o no) de la psicología que pueden ser herramientas orientativas para nuestro día a día, blogs e informaciones sobre todo tipos de malestares, comunidades de personas que pasan por lo mismo, libros, estudios y un sinfín de productos y servicios a los que podemos acceder que hace apenas unos años era impensable.

Por otro lado, toda esta gran cantidad de información, pautas y consejos que nos proporciona la red, no dejan de ser unos apuntes genéricos que quizás no se ajusten a lo que te esté pasando y preocupando en tu día a día, pudiendo generar más frustración (como lo que puede pasar con los libros de autoayuda)

Las profesiones evolucionan junto a las nuevas tecnologías, y la atención psicológica también está adaptándose a estos nuevos recursos que proporciona internet, desarrollándose así las terapias onlines con este nuevo tipo de usuario, el llamado paciente 2.0. Actualmente el trabajo psicoterapéutico vía Skype (software gratuito que permite a ordenadores y móviles comunicarse a través de video a tiempo real) está siendo tan popular como una terapia presencial.

Hasta la actualidad se han realizado diferentes estudios que muestran la eficacia de realizar terapias onlines con personas con problemas diversos como ansiedad, depresión, fobias, adicciones, etc: Swinson, R. P. y col. (1995), Alfred Lange y col. (2003), Kessler D. y col (2009) o Gallego, M.J. y col (2011).

La terapia online no viene a sustituir a la terapia presencial, pero es una buena alternativa en muchos casos y complementa además la oferta de servicios encaminados al apoyo de lxs pacientes. Por tanto, esta nueva forma de realizar terapia favorece la accesibilidad a las personas ya sea por algún tipo de discapacidad o enfermedad que pueden impedir el desplazamiento hasta la consulta o simplemente por estar residiendo en otro país, en donde en ocasiones el acceso a un profesional en tu lengua materna puede hacerse complicado. La terapia online te permite desde la comodidad de tu hogar y ahorrando tiempo y costo en transporte público realizar un trabajo terapéutico igual de completo y efectivo que si lo realizaras en la consulta de tu psicoterapeuta, esto puede hacer que en ocasiones se critique la falta de calidez humana y contacto siendo la pantalla un medio un tanto artificial, pero los estudios demuestran que si la alianza terapéutica (la relación entre profesional y usuarix) es buena, el trabajo terapéutico tendrá la misma calidez y cercanía que si se realizara en una consulta.

En la actualidad debido a la crisis está habiendo un incremento en el número de personas que se van a vivir fuera de su país y por tanto el proceso de integración a la nueva cultura y el nuevo idioma pueden tener diferentes problemas psicológicos y psicosomáticos: ansiedad, depresión, sentimientos de soledad, insomnio, etc. que pueden ser trabajados desde la perspectiva de un profesional con tus mismas visiones, incluso puedes escoger a un profesional que se adecue más a tus necesidades y formas de trabajar pero que se encuentra en otra ciudad y el desplazamiento sea imposible.

Otra de las ventajas de la terapia online es la posibilidad de hacer un mejor seguimiento, ya que éste puede acudir a su terapeuta con más facilidad y rapidez en casos complicados o emergencias.
La terapia online es más económica que la presencial, ya que se evitan costes de alquiler de despachos y desplazamiento, se puede obtener la misma profesionalidad de la psicóloga o psicólogo escogido por un precio un poco más reducido. Concretamente mis servicios cuestan 25 euros la hora de terapia online.

Esta comodidad que produce estar en casa también se ve reflejada en que el ambiente en el que realizas la terapia es un ambiente íntimo y de confianza, reduciendo el posible sesgo negativo que puede ser la vergüenza originada si te ven entrar en un gabinete de psicología.

Además, estando en tu propio hogar tienes más accesibles determinados materiales que podrían ser útiles a la hora de realizar determinadas intervenciones, fotos, diarios, libros que expliquen lo que necesitas expresar…

En conclusión, la terapia online tal y como demuestran los estudios citados y la satisfacción de muchas personas que la han realizado, resulta igual de efectiva y recomendada como puede ser una terapia presencial, adquiriendo sus mismas ventajas e incluso potenciando algunas de ellas. Para elegir una u otra hay que tener en cuenta las necesidades y situación actual en la que nos encontramos, analizando de cuánto tiempo disponemos, si el profesional que nos interesa está en nuestra ciudad o no, si preferimos estar en nuestro ambiente de confianza y seguridad o lanzarnos a salir de casa y exponernos, etc.

Es cómoda, útil, práctica y a solo un click, ¿Te animas a probar?

skype2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll to Top