Los cuidados en las relaciones

La terapia sistémica trata las relaciones que existen dentro de un sistema (grupo) de personas. Según Wikipedia, se basa en un enfoque psicoterapéutico que tiene sus orígenes en la terapia familiar, sin embargo plantea que no es imprescindible que sea una familia el foco de atención terapéutica. Así, tanto los conceptos como sus técnicas terapéuticas pueden aplicarse a las relaciones de pareja, equipos de trabajo, contextos escolares e individuos. Lo que resulta decisivo es que el énfasis esté puesto en la dinámica de los procesos comunicacionales, en las interacciones entre los miembros del sistema y los subsistemas que lo componen.

Desde este enfoque he sentido curiosidad hacia diversas formas de relacionarnos en diferentes contextos o sistemas, cómo nos relacionamos con nuestra familia, con nuestra(s) pareja(s), qué dinámicas se forman en un grupo de trabajo, en un grupo de amigxs…

Últimamente le doy vueltas al sistema de cuidados y pactos que puede haber dentro de las relaciones no monógamas para favorecer un buen funcionamiento, comunicación y relación. Y me he parado a pensar, esto de los cuidados, no solo tiene que darse en una relación afectiva-sexual, ¡debería darse en cualquier sistema!

Es decir, si somos un grupo de trabajo en donde estamos revisando errores y objetivos de la empresa, la comunicación desde el cuidado es esencial. Si somos un grupo de amigxs que estamos pasando por un conflicto, los cuidados deberían estar presentes para no hacernos más daño.

¿Qué entiendo por cuidados?

Para mi cuidado es igual a amor, cariño, afecto, aprecio, comunicación honesta y no violenta, franqueza, sinceridad, transparencia… todas estas palabras que para mi, señalan un vínculo importante. 

Hazan y Shaver (1987) propusieron que el amor puede ser considerado como la expresión del vínculo de apego en las relaciones afectivas entre adultos. El sistema de apego está al servicio de la satisfacción de las necesidades afectivas a lo largo del ciclo vital, siendo su objetivo el logro de una suficiente sensación de protección y seguridad emocional.
El sistema de cuidados es un conjunto de comportamientos y actitudes cuyo objetivo es reducir el sufrimiento o la necesidad de los otros y favorecer su seguridad y bienestar.

Hay diferentes formas de transmitir estos cuidados, para unas personas puede significar un acto en concreto y para otras personas puede significar quizás unas palabras. Con esto, la frase de “cuida como quieres que te cuiden” quizás no sirva, ya que tu tienes una visión de cómo te gustaría ser cuidadx pero la otra persona puede tener necesidades diferentes.

Según un debate organizado por Poliamor Madrid se llega a la conclusión de que puede existir 5 tipos de cuidados (que me recuerda al libro “los 5 lenguajes del amor”)

  1. Mediante la palabra. Este grupo se refiere a las personas que aprecian por encima de lo demás las palabras. Pueden ser halagos, expresión de sentimientos, palabras de aprecio… Por ejemplo “te quiero”, “Estás muy guapo”, “Me gusta cómo tratas ese tema”, “Te apoyo”, “Te entiendo”.
  2. Mediante los actos. Cuando lo que apreciamos son actos. Puede ser si nos ayudan (a escribir este texto de las policañas, por ejemplo), si hacen algo por nosotros (traernos algo que nos hacía falta), realizar algún proyecto juntos, hacer las tareas caseras si nos ven cansados…
  3. Mediante regalos. Este es el que menos explicación necesita. Pueden ser pequeños regalos o detalles, bien en el día a día, sin esperarlo, después de un viaje, etc.
  4. Mediante el tiempo. En este caso lo que más agradecemos es hacer cosas con las personas a las que queremos. Puede ser un viaje, ir al teatro o simplemente pasar la tarde juntas. También es que se tomen tiempo para escucharnos, por ejemplo.
  5. Mediante el contacto físico. En este caso pueden ser caricias, cogernos la mano, que nos pasen el brazo por encima del hombro, un abrazo, un beso, acostarnos…

Cuidar a una persona no es decirle cosas solo bonitas, lo bien que hace algo y como se dice “regalarle los oídos” con toneladas de cariño. Para mí, cuidar también es afrontar y comunicar desde una crítica constructiva, recogiendo el estado emocional. Cuidar no es evitar conflicto, es presentarlo desde una actitud de recogimiento, de escucha, de apoyo. Es pactar la mejor relación posible entre las partes sin perder libertades (por ejemplo en relaciones afectivas) escuchando nuestras propias necesidades, las necesidades de la persona que tenemos enfrente  y cómo podemos buscar la mejor forma posible para que ambas queden satisfechas.

Y tú…¿Cómo cuidas? ¿Qué te hace sentir que estás siendo cuidadx?. Me encantaría saber qué opinan las personas al respecto :)

One Response to Los cuidados en las relaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll to Top