Una asignatura llamada Empatía

La importancia de la inteligencia emocional en niños.

El Gobierno de Canarias implanta este año por primera vez en los colegios la asignatura de Educación Emocional y para la Creatividad, que será materia obligatoria para alumnos de 1º, 2º, 3º y 4º de Primaria, entre seis y nueve años de edad. Su objetivo se basa en desarrollar la capacidad de gestionar de manera eficiente los sentimientos utilizando en parte la razón, reconocer y expresar las propias emociones, así como tolerarlas y la desarrollar la capacidad de regular, controlar y utilizar de forma productiva nuestras propias emociones, según detalla el informe técnico que explica la razón de ser de la asignatura.

Esta acción y nueva asignatura en la educación de los más pequeños es un reflejo del cambio de conciencia que se está haciendo respecto a la importancia que tiene educar en emociones a los niños, y la conciencia el mayor beneficio y bienestar adquirido cuando éstos se hacen adultos con este tipo de educación.

Los alumnos de siete años del colegio público Tinguaro de Vecindario (Gran Canaria) llevan dos semanas aprendiendo sobre el miedo. Sentados en el suelo del aula formando un círculo, los 25 chicos y chicas de 2º B hablan de monstruos, de arañas y de otras cosas que les hacen temblar.

La clase va precisamente de eso, de que los niños revelen, proyecten o reconozcan sus sentimientos, de que los observen y los modelen como si fueran plastilina, de que aprendan a ver dentro de sí mismos. La premisa de los profesores, Virginia Santana y David García, se basa en que es más fácil entender y manejar una emoción si ésta se visibiliza.

La importancia de la inteligencia emocional en niños.

Nuestra sociedad tradicionalmente ha valorado y centrado su atención en la inteligencia en sí. La persona inteligente académicamente se presuponía que alcanzaría el éxito profesional y así conseguiría el estatus, estabilidad, dinero y demás valores inculcados como vías para ser feliz. Esta tradición académica ha ignorado por completo el plano emocional en la educación, no es solo la inteligencia lo que garantiza el éxito, sino la forma en la que podemos conocer nuestros estados internos, regularlos, sacar beneficio de ellos y no dejarnos llevar por el descontrol que puede suponer no conocer suficientemente bien nuestras emociones (impulsividad, ansiedad, miedos, frustraciones…etc.)

La inteligencia ayuda pero no garantiza el éxito, no facilita la felicidad, es más, a veces hasta se dice que el ignorante es el más feliz. Y tal y como dice Daniel Goleman, padre de la inteligencia emocional La inteligencia académica no ofrece la menor preparación para la multitud de dificultades –o de oportunidades– a la que deberemos enfrentarnos a lo largo de nuestra vida.

Montserrat Gálvez, responsable del Servicio de Ordenación Educativa de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias y coordinadora del equipo que ha elaborado el currículum de esta asignatura afirma que “La escuela no puede ignorar que las emociones forman parte del ser humano y deben estar presentes explícitamente en el currículo” Dice el informe de educación canaria. “Para poder gestionar adecuada y eficazmente esa esencia de lo que somos, hay que aprenderlo. Las emociones son educables y se necesita de un espacio y un tiempo específico para que este aprendizaje se produzca”.

Esta nueva educación centrada en las emociones, proporcionará a las próximas generaciones nuevas formas de resolver futuros conflictos, nuevas formas de relacionarse con los demás y de aceptar cómo somos y cómo nos sentimos. Esta inteligencia emocional, es definida así por Goleman como:

La inteligencia emocional, permite tomar consciencia de nuestras propias emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que se soportan en el trabajo; así como, acentuar la capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que brindará más posibilidades de desarrollo social

La Inteligencia Emocional se define como la habilidad de las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada y precisa, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos de manera adecuada y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo o la comprensión del de los demás.

Así pues, esta nueva asignatura que ya se está impartiendo en las aulas y que auguramos ofrecerá nuevos desarrollos consta de tres partes, que van en la línea de las teorías de Mayer y Salovey:

  • La primera se refiere a la alfabetización emocional y pretende que los alumnos conozcan lo que sienten al tiempo que atienden las emociones de sus compañeros, ser capaces de verbalizarlos, de aceptarlo e identificar sus causas.
  • La segunda es la llamada regulación emocional, que les enseña a relacionarse y a resolver conflictos, así como la comprensión de integrar lo que sentimos dentro de nuestro pensamiento y saber considerar así la situación, y el manejo de las emociones tanto positivas como negativas de forma eficaz.
  • La tercera es la creatividad y la resolución de problemas y conflictos mediante ésta, junto con las capacidades y habilidades adquiridas en los dos puntos anteriores.

Estas habilidades están enlazadas de forma que para una adecuada regulación emocional es necesaria una buena comprensión emocional y, a su vez, para una comprensión eficaz requerimos de una apropiada percepción emocional.
Estos profesores pues les enseñan a los niños a ser autónomos, conscientes de sus necesidades y emociones, a dar las gracias, a responder asertivamente ante conflictos y situaciones, a mirar siempre a los ojos del interlocutor y así desarrollar habilidades sociales entre los alumnos y finalmente a poner palabras a lo que van sintiendo, para así aceptarse, conseguir que los otros, mediante tolerancia, también les acepten y en definitiva, a ganar un mayor bienestar personal e interpersonal en las aulas.
¿Y todo esto qué provoca en los críos? Estos alumnos van a saber reconocer sus propias emociones y van a poder controlarlas, que no es reprimirlas, sino ser conscientes de ellas. Afirman los educadores.

Si quieren saber más, les animo a ver la noticia en el siguiente enlace:

One Response to Una asignatura llamada Empatía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll to Top